Herramientas

 

fotógrafo amateur, viajero disfrutón, mangunguero y jubilado optimista.

LIBRO: El book de "Seditas" (536 días con Merche Alarcón)

LIBRO: "HISTORIAS ÍNFIMAS-1", fotografías

LIBRO: Paintographs

LIBRO: "MOMENTOS", fotografías

LIBRO : "ALGO EN QUE PENSAR", fotografías

PUBLICACIONES

MIS LIBROS DE FOTOGRAFIA

Me permito el atrevimiento de ir publicando albumes de fotos, en formato de libro tradicional, con una encuadernación de primera calidad, papel atractivo y una impresión profesional, para aquellos que les guste mi trabajo, quieran tener un recuerdo o quieran hacer un regalo mas personal.

Y pulsando en ¡VISTA PREVIA DEL LIBRO! podreis visualizar todas sus páginas. (...y no olvidarse tambien  de pulsar  el icono de VISUALIZAR EN PANTALLA COMPLETA  -abajo a la derecha-  para verlas con mayor nitidez)

Si alguien considera  que alguna imagen  no debería figurar publicada, agradeceré me lo comunique y será retirada.

 

algunas consideraciones sobre la fotografía y

MI VENA CREATIVA

Aquí he seleccionado mis fotos favoritas, agrupadas en varios álbumes que recogen por un lado, ESTAMPAS DE UN VIAJERO con imágenes tomadas durante los últimos 40 años, en mis viajes de turismo o de trabajo, por Europa, América, África y Asia.

También, RETRATOS, BODEGONES, NIÑOS (y no tan niños), mi particular homenaje a LA MUJER Y SUS ENCANTOS, PAISAJES, así como diversos objetos que aislados de su contexto, nos pueden recrear la vista con sus FORMAS, TEXTURAS Y COLORES.

Por último, SERIES monográficas de fotos sobre temas que me han llamado la atención, o sobre elucubraciones mentales que he plasmado en forma de montajes, con retoques fotográficos.

Confieso sin rubor alguno, que utilizo el Photoshop, herramienta muy denostada por gran parte de los profesionales de la fotografía. Mis fotos respetan escrupulosamente la esencia de lo que quiero ver o sentir y esta herramienta me ha permitido ocasionalmente, navegar con mi imaginación mas allá de los límites de la realidad.

No busquéis la ortodoxia mas académica ni la perfección técnica en mis creaciones. Disfrutad tan solo del resultado.

Dejaos acompañar amablemente por los momentos captados, las formas, las texturas, las tonalidades, que solo pretenden reflejar desde mi estética, diversos estados de ánimo, situaciones o vivencias personales.

...
 

un breve apunte sobre

MIS CUADROS y ESCULTURAS

Esta sección muestra algunos de mis cuadros  y esculturas  realizados desde mi adolescencia hasta ahora.

Según las épocas, he tenido siempre la imperiosa necesidad de plasmar gráficamente lo que veo o lo que siento. Con mi exiguo conocimiento técnico sobre las artes plásticas, pero sin pudor alguno, con los materiales que caen en mis manos, pinto o modelo lo que siento, lo que se me ocurre o incluso lo que sueño.

Nunca me he considerado ni artista, ni pintor, ni escultor, como algunos generosos amigos me señalan (sería muy pretencioso por mi parte y un insulto para los profesionales, que si lo sean). Tan solo me considero un “hacedor” de cuadros y esculturas, para mi propia satisfacción para transmitir mis vivencias y también para satisfacer una razonable dosis de vanidad.

Estas son, otras de las maneras de canalizar sensaciones y emociones muy personales.

Y a tenor de lo que vaya publicando, podréis diferenciar como alternan creaciones correspondientes a épocas muy amables y placenteras con otras totalmente agrestes y tormentosas. Momentos que me han hecho retozar erraticamente por el cielo y otras que me han inducido a arrastrarme disparatadamente por el infierno.

 

albumes con Fotos de mis creaciones plásticas

mi década de los AÑOS 50

Fotos y cosas para recordar de los años 50

1950-Mi nacimiento en este año, contribuyó a un nuevo récord de población en España, que alcanzó por entonces los 28 millones de habitantes. Ese año tambien vieron la luz dos inventos revolucionarios: la secadora de ropa automatica y la TV en color. EEUU consiguió la bomba "H" y la Empresa Diners Club introdujo en el mercado las primeras tarjetas de crédito.Tambien en este año se celebró el Primer Premio de Fórmula 1 en el Circuito de Silverstone (Reino Unido).Y mientras la ONU ponía fin al aislamiento del gobierno de Franco, todavía se ejecutaba en España con el garrote vil, en este caso, a un anarquista. Los EEUU inician este año la Guerra con Corea.

1951-Mientras yo afianzo mis primeros pasos y hago mis primeros contactos con el golf, el presidente de Truman (EEUU), lanza la 1ª bomba "H" en Micronesia y una bomba atómica en el desierto de Nevada como serio aviso ante la hipótesis de un ataque comunista. Se realizan las ultimas ejecuciones en la horca, para 7 oficiales nazis de ...

Leer más...
 

Mis Fotos personales de los AÑOS 50

mi década de los AÑOS 60

Fotos y cosas para recordar de los años 60

1960-Eran años de viajes y excursiones con mis padres en el Volkswagen "Escarabajo", de férrea disciplina en el Liceo Francés, de juegos y diversiones con mis amigos y la creación de mi primera poesía. Moría Gregorio Marañón, John F. Kennedy se convertía en el 1er presidente católico de los EEUU y se empezaba a comercializar la píldora anticonceptiva. Un terremoto asola Agadir (Marruecos) con 15.000 muertos. España suscribe el nacimiento de la OCDE y EEUU inicia el embargo comercial a Cuba. Año en que se independizan 17 países africanos, entre ellos, el Congo, Gabón, Costa de Marfil, Senegal, Nigeria y Mauritania y se funda la OPEP. Nace una estrella llamada Marisol en la película “Un rayo de luz”, de la cual yo me "enamoro" y se inaugura el Palacio de los Deportes de Madrid.

1961-Veraneos en San Juan de Luz (Francia) y se consolida mi afición por el golf. La U.R.R.S. divide Berlín con el “Muro de la Vergüenza” y el ruso Gagarin, es el 1er hombre que viaja al espacio en la capsula ...

Leer más...
 

Mis Fotos personales de los años 60

mi década de los AÑOS 70 (en preparación)

Mis Fotos personales de los años 70 (en preparación)

cronicas de un jubilado optimista : PARECE SER QUE YO TAMBIEN ME VOY A MORIR ALGUN DIA .-13 de diciembre 2013

PARECE SER QUE YO TAMBIÉN ME VOY A MORIR ALGÚN DÍA

Queridos amigos,

aquí estoy de nuevo con mis "Crónicas de un jubilado optimista". Esta vez cavilando sobre un tema delicado: la muerte.

Si, me referiré al fallecimiento, la defunción, el óbito, el deceso, el fin, el trance, el tránsito o como queráis llamarlo, que afronto con humor pero con sumo respeto.

La razón de mis elucubraciones sobre este lóbrego tema, obedece a que últimamente me están rondando sucesos luctuosos varios que me han hecho reflexionar sobre ese tránsito tan importante y fugaz que transcurre entre el estar vivo, y de repente dejar de estarlo.

En efecto, el óbito, como algo ineludible y que indefectiblemente, en algún momento, creo que no voy a poder evitar que acaezca en mi propia persona. Aunque me pese.

Mi fiel mascota y compañero Sancho, compañeros de Universidad, gente cercana a afectos cercanos, vecinos y otros más que se han ido definitivamente o se están yendo, todos ellos de forma trágica y dolorosa.

Y yo me pregunto -creencias religiosas aparte- ¿por que con los avances modernos de la técnica, casi nadie se muere de una forma digna, apacible y “glamourosa” ?

Algo así como morirse viejito, que no rancio ni decrépito, apagándose uno suavemente, poquito a poco, discreta y placenteramente en la cama, sin sufrimiento, con todos los deberes hechos, en pleno sueño, en un susurro, sin estertores.

Y por la mañana que te encuentren frío, pero con una sonrisa dibujada en la cara que refleje inequívocamente que morirse no es algo indigno ni doloroso.

O por el contrario, la versión "fast death", nada desdeñable, como por ejemplo, fallecer fulminantemente practicando tu deporte extremo favorito.

Podría ser como piloto de acrobacia aérea que pululando por el firmamento, entra en barrena, cae en picado, se estrella y explota, razones suficientes por las cuales ni siquiera podrán encontrar tus restos.

O sepultado eternamente en la nieve por un alud, después de haber culminado el Everest.

O practicando submarinismo en Australia, engullido por un enorme tiburón blanco.

Sin tener que acudir a deportes tan extremos, podríamos considerar el morirse de repente, por ejemplo, de un soponcio por haber sido un gourmet, fumador, bebedor y fornicador compulsivo. Y que conste que esto puede aplicarse tanto a hombres como a mujeres, ¿eh?!...

Qué bonito debe ser, después de una deliciosa cena, haber paladeado un buen gin-tonic, haber echado "un quiqui" con tu "churri" y mientras fumas haciendo aritos de humo recordando esos buenos momentos vividos, súbitamente estiras la pata inexplicablemente, abandonando así este mundo cruel, con una risita picarona esbozada en tu rostro.

Morirse de risa también es una opción que me fascina, pero he de reconocer que al final no acabo de verle la gracia.

Me vienen a la mente las nada deseables y denominadas, muertes patéticas.

Como por ejemplo, una mala caída en la que te rompes el cráneo al resbalarte en una placa de hielo al salir de un Burguer King, que te atropelle mortalmente un motocarro en un paso cebra en Móstoles, que seas un "work-alcoholic" y la palmes por exceso de un trabajo que te importa un bledo y que tampoco a nadie le importa o que te asfixies irremediablemente con el hueso de aceituna de un “martini-cocktail” ante la mirada impotente, absorta y angustiada de los presentes que no saben que hacer. De ahí que siendo previsor, cuando como aceitunas recomiendo siempre tener por si acaso, un médico cerca.

También reseñar que conozco a muchos vivos que están muertos y que lamentablemente, todavía no se han dado cuenta. Esos muertos vivientes sí que son patéticos.

No sé por que, pero ahora la mayor parte de la gente se muere por razones mucho más trágicas, mayormente en terribles y absurdos accidentes de tráfico, o de enfermedades incurables, lentas y dolorosas.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, quiero manifestarme al respecto, porque es un tema que no sólo me preocupa sino que también me angustia. Yo ya he hecho mis deberes, he firmado mi Testamento Vital -que dicho sea de paso, se me hace muy escaso- y conocedor de los estrictos protocolos médicos que pautan las actuaciones para enfermedades lentas y crueles o situaciones irreversibles, espero que si algún día, todo apunta a que me voy a ir pronto al otro barrio, la legislación vigente haya cambiado y tornado más sensible a mis querencias, porque sí no ¡por favor, voy a necesitar que alguien se apiade de mi!

Lo que acabo de deciros, por nada del mundo concebiría expresarlo un anglo-sajón, el cual me consideraría socialmente improcedente e inadecuado. Pero ya lo he dicho.

Y es que la muerte casi nadie se la quiere tomar en serio. Todos nos creemos que la muerte solo ocurre a los demás y nunca a nosotros mismos.

Aunque lo sepamos y lo digamos y razonemos en voz alta nunca nos queremos poner en lo peor. Aun sabiendo que la muerte está siempre agazapada a la vuelta de la esquina, hacemos como que no la vemos. Y así luego pasa lo que pasa, que nos pilla de improviso y sin las tareas bien hechas y acabadas.

Cuando alguien fallece en circunstancias dramáticas, todos piensan en el pobre o la pobre finada y los lloran con mucho sentimiento y todos los presentes se contagian de esa pena de una forma muy dolorosa, en ocasiones más allá de lo razonable, sí es que existen razones para medir los sentimientos.

Alaban hasta lo inimaginable las múltiples cualidades del finado, incluso atribuyéndole algunas virtudes inexistentes aunque en vida haya sido un cabronazo redomado. También hay que decirlo, alabanzas que casi nadie le regaló los oídos al pobre interfecto cuando aún estaba en este mundo y que seguramente las hubiera agradecido mucho. Loas que ahora vuelan en el limbo de la auto complacencia de quien las proclama.Aunque ya sabemos, no podemos generalizar y siempre han habido excepciones.

Son momentos el los que todo el mundo se entristece y en consonancia, el duelo va precedido de mucho dolor, lágrimas, pena, luto y música solemne que embalsama y mantiene viva una sensación envolvente de tristeza , siendo el color negro el que preside todos los actos.

Allá por los años 70, en mi primer contacto con países del lejano oriente y con las religiones hinduistas y budistas, me llamó la atención un festejo popular al que me acerqué atraído por los bailes y cantos en los que asistentes de todas las edades participaban entusiásticamente con trajes blancos y adornos de animados colorines, música alegre tintineante, profusión de comida que ofrecían al visitante en lo que parecía tratarse -por la gran humareda- de una divertida barbacoa playera. El interprete me informó que el humo procedía de la cremación de un difunto en una pila funeraria y que todos los asistentes estaban celebrando con alegría la destrucción de su cuerpo a través del fuego, con objeto de alentar su paso al "otro mundo".

Esta imagen optimista, positiva, en un duelo impregnado de gozo, con sus animados canticos, sin penas, ni tristezas y un luto donde el color blanco presidía todos los actos, me impactó y dio desde entonces un vuelco radical a mi forma de concebir la muerte, en franca contraposición a la educación católica recibida.

Nos acongojamos cuando un luctuoso hecho acontece a nuestro alrededor, pero para llevarlo con cierta dignidad y buen humor, habría que hacer el ejercicio mental de ponerse en la piel del finado una vez fallecido.Os explico.

Por ejemplo, cuando el médico certifica tu propia muerte, imaginar que estando ya fiambre puedes oír lo que dice el médico y como lo dice, lo que tus familiares y allegados padecen y comentan en voz baja.

Cuando te meten en el ataúd de madera forrado de raso y cierran la tapa (¡qué agobio!) y oyes los comentarios de los que van llegando contando anécdotas tuyas a veces muy distorsionadas. No saben que les estás escuchando desde dentro del sarcófago y tu sin poder puntualizar los hechos.

Los graciosillos que para relajar la tensión del momento, cuentan un chiste malísimo o improcedente que no te hace nada de gracia.

Nadie dice crudamente que te has muerto, sino que comentan a los que van llegando que “ya no estas con ellos”, que “te has ido” , “que les has dejado” o los mas sutiles “que estás en el cielo”. ¿Y a dónde vas a ir tu? que ni puedes moverte dentro del féretro, que te pica la nariz ¡y ni te puedes rascar!

Pero curiosamente nadie comenta “que te has ido al infierno” ¿Acaso es que los malos no se mueren? ¿O es que el infierno no existe?

Luego, ese trajín de llevarte al tanatorio y/o al crematorio (¡que calor!) y/o a la sepultura para enterrarte bajo tierra (¡qué claustrofobia!).

Porque a casi nadie se le ocurre en esta trágica despedida, salvo señaladas excepciones, prever como quiere que lo vistan a uno. Nadie ha previsto el tipo de ataúd, ni ha previsto el forro del mismo o si lo quiere con una cruz o una imagen de Bambi y no ha previsto un sinfín de detalles más que tienen que resolverse improvisadamente por un abrumado familiar de turno que debe tomar insólitas decisiones que hubieran debido ser responsabilidad del finado.

Quien no ha participado alguna vez en esa patética “gymkhana”, intentando seguir al coche fúnebre de camino al cementerio, compitiendo con los más allegados en un rallye disparatado, saltándose semáforos compulsivamente en un afán desproporcionado de no perder de vista al finado. ¡Como sí el fallecido fuese a escapar más allá del lugar que tiene asignado en el campo santo!

Si eres enterrado, el solo hecho de verme bajo tierra me produce un agobio tan inimaginable que paso directamente sin más comentarios a la opción "b", es decir, la cremación.

La incineración, que sería mi opción favorita, trato de imaginármela –desde dentro de mi sarcófago- después de oír el responso del sacerdote y algunas palabras amables, entrañables y sentidas dichas con voz quebrada por algún ser que me apreciaba.

La entrada en el horno crematorio, la sensación caribeña de calorcito inicial que luego se transforma en un tórrido calor sahariano para dar paso a la calcinación definitiva que convierte tu maltrecho cuerpo en unas asépticas, livianas y estéticas cenizas.

Convertido en rescoldo, el mundo ya lo ves diferente, pesas menos y dividido en minúsculas partículas te recoges en una urna. Cenizas que podrían revolotear a donde el viento las lleve, fundirse en una ladera nevada o diluirse en cristalinas aguas caribeñas según lo hayas estipulado en tu testamento.

¡Ojo! por que si no lo has especificado en tus últimas voluntades, la urna con tus restos, podrían acabar en la vitrina del aparador, en el fondo del armario ropero o en el trastero de algún familiar cercano.

Llegados a este punto y asumiendo que por lo visto, parece ser que yo también me voy a morir algún día, os contaré que aprovecho todas las mañanas unos minutos durante mi irrenunciable “siesta del desayuno”, para dar gracias a Dios (o a quien esté allá arriba) por haberme despertado razonablemente bien (con los dolores obvios propios de mi condición), por dejarme disfrutar de tantas cosas sencillas de la vida rodeado de seres queridos que me aportan mucha energía positiva y por mantenerme vivo con una más que razonable dosis de buen humor.

Con los errores asumidos en esta vida, he procurado vivir una vida fiel a mí mismo, he trabajado duro en actividades que me han reportado muchas satisfacciones personales y laborales y me he permitido ser más feliz con las personas que me han rodeado.

Pero antes de irme al otro barrio, me quedan dos tareas inacabadas en las que últimamente estoy trabajando. Estas son, el fomentar e incrementar el contacto con mis amigos lejanos y afectos más cercanos y también el aprender expresar mis sentimientos de una forma más explícita y efectiva.Y para todo ello espero poder contar con vuestra inestimable colaboración.

Como dice Clem, un buen amigo mío de la infancia, "la vida es muy efímera y es de una brevedad que apabulla"...es cierto y por ello debemos intentar sacarle todo lo positivo, aunque a veces cueste encontrarlo.

Que ustedes lo encuentren y mis mejores deseos a todos, para estos entrañables días y para el año que viene.

 

 

en Miraflores de la Sierra, a 12 de Diciembre de 2013

 

 

...
 

CRÓNICAS DE UN JUBILADO OPTIMISTA: CARTA A MAMA NOEL , 9 DE DICIEMBRE DE 2012

CARTA A MAMÁ NOEL

Viendo esta viñeta de QUINO, me he sentido muy identificado (aunque la fecha de Marzo se me antoja demasiado cercana).

Se está acercando la Navidad y entre otras cosas, parece ser que los Reyes Magos...

Leer más...
 

CRÓNICAS DE UN JUBILADO OPTIMISTA: contratiempos o como gestionar y disfrutar amablemente la soledad, 24 de Febrero de 2012

CONTRATIEMPOS, AMIGOS, “LA GRAN MENTIRA”, TRES VENTANAS y OTROS RETOS. (o como gestionar y disfrutar amablemente de la soledad)

Líneas especialmente dedicadas a los que -con o sin razón- estáis algo cabreados  con este mundo que nos está tocando vivir.

Efectivamente, dentro de nuestro planeta Tierra con vicisitudes físicas...

Leer más...
 

CRÓNICAS DE UN JUBILADO OPTIMISTA: Trece peldaños y una pasarela, 21 de Noviembre de 2011

TRECE PELDAÑOS Y UNA PASARELA

Trece peldaños y una pasarela son los dos elementos constructivos diseñados por un arquitecto amigo, singular donde los haya, que dan un toque muy especial a mi hogar, mi refugio: “La Alberdia”. La...

Leer más...
 

CRÓNICAS DE UN JUBILADO OPTIMISTA: Crónica de una cena anunciada, 29 de junio de 2011

ICADE: Crónica de una cena anunciada, 29 de Junio de 2011

Estas primeras líneas –y no podía ser de otra forma- van dedicadas en nombre de todos y en el mío propio, como expreso agradecimiento a Rafa, Pepa y Leopoldo, que han realizado un gran esfuerzo par...

Leer más...
 

Fotos de los asistentes a la cena de ICADE, Crónica de una cena anunciada,

crónicas de un jubilado optimista: ¡Soy Millonario! 22 de Diciembre de 2010

¡ SOY MILLONARIO !

Hoy, día 22 de Diciembre de 2010, quiero confirmaros una buenísima noticia:

¡ SOY MILLONARIO y además por partida doble!  lo cual no deja de ser todo un feliz acontecimiento, que quisiera -con muc...

Leer más...
 

crónicas de un jubilado optimista: ¿Felices Navidades?...¡¡¡Claro que sí!!!, 20 de Diciembre de 2009

¿ FELICES NAVIDADES ?....¡¡¡CLARO QUE SÍ!!!

Querid@s Todos

Hoy me he levantado con una gran inquietud. Llevo semanas hablando con la gente acerca de las Navidades que se nos avecinan y me ha sorprendido que la opinión de una inmensa mayoría...

Leer más...
 

crónicas de un jubilado optimista: VILLA "KEJIKA" 31 agosto 2009

"VILLA KEJIKA"

A mi buen amigo Rafa le conozco desde hace mas de treinta años y esto me da esencia para decir, entre otras cosas y de una forma sencilla y llana, que una constante en su vida, es la sistemática y ...

Leer más...